Metodos del Poker

Cuando estas sentado en una mesa para jugar al póker, solo eres capaz de pensar en tus contrincantes y en tus cartas con las cuales jugaras la mano. Pero sin conocer las reglas poca rentabilidad podrás sacarle a tus cartas. Las dos personas sentadas a los laterales del crupier, que es la persona indicada de repartir las cartas en todo momento, deberán poner una serie de apuestas obligatorias sobre la mesa. Dichas apuestas reciben el nombre de ‘ciegas’. Esto se realiza con la finalidad de asegurar al ganador o a los ganadores de la mesa que se llevaran un bote mínimo de dinero.

Con las ‘ciegas’ sobre la mesa, el crupier le da dos cartas a cada jugador. Cada uno deberá asegurarse de que nadie más que él o ella vea esas cartas. Antes de cualquier otro movimiento, se procederá a una ronda de apuestas. Se ofrece las opciones de igualar la última apuesta hecha. También se puede elevar, ofreciendo especial atención a si la mesa ofrece unos límites de apuestas. Y por último se puede abandonar la mano, perdiendo tu derecho a cobrar ningún dinero del bote final de apuestas.

Después de todo esto, el crupier colocará tres cartas en el centro de la mesa a la vista de todos. Este movimiento es conocido como ‘flop’. Cuando los jugadores ven que cartas hay, teniendo en cuentan las que ellos guardan, tendrán que realizar otra ronda de apuestas.

Al acabar, tiene lugar lo que se conoce por ‘turn’. Tras la colocación de una cuarta carta a la vista de todos, los jugadores que no se hayan retirado podrán realizar otra ronda de apuestas.

Y por último, ‘the river’. Una vez el crupier coloca una última carta para todos en la mesa, los jugadores deberán apostar en la ronda decisiva. Ganará la mano la persona con que mezclando sus cartas privadas con las comunitarias obtenga la combinación de cinco cartas más alta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *